Entradas

La Física según Aristóteles

Imagen
“Entre los seres los hay que existen por naturaleza y los hay que existen por otras causas. Por naturaleza los animales y sus partes, las plantas y los cuerpos simples como la tierra, el fuego, el aire y el agua. En efecto, decimos de estos seres y de otros de la misma clase que son por naturaleza. Ahora bien, todos estos seres de que venimos hablando difieren claramente de los que no están constituidos por naturaleza. En efecto, todos los seres naturales poseen en sí mismos un principio (arché) de movimiento y reposo, bien respecto del movimiento local, bien respecto del crecimiento y mengua, bien, en fin, respecto de la alteración. por el contrario, una cama, un vestido y cualquier otro objeto semejante no tienen tendencia natural natural al cambio en tanto en cuanto son seres artificiales, si bien la poseen en cuanto resultan ser de piedra, de madera o de una mezcla de tales sustancias. Y es que la naturaleza es un principio (arché) y causa del movimiento y del reposo para aquellos…

Rafael Alberti

Imagen
“Ninguno comprendíamos el secreto nocturno de las pizarrasni por qué la esfera armilar se exaltaba tan sola cuando la mirábamos.Sólo sabíamos que una circunferencia puede no ser redonday que un eclipse de luna equivoca a las floresy adelanta el reloj de los pájaros.Ninguno comprendíamos nada:ni por qué nuestros dedos eran de tinta chinay la tarde cerraba compases para al alba abrir libros.Sólo sabíamos que una recta, si quiere, puede ser curva o quebraday que las estrellas errantes son niños que ignoran la aritmética”ALBERTI, Rafael :Los ángeles colegialesEste texto de Rafael Alberti pertenece a Sobre los ángeles (1927/28) que corresponde a su época surrealista. El poema nos habla del mundo incomprensible que se ofrece a los niños en la escuela, y lo hace con una asignatura especialmente, las matemáticas. Para ello utiliza imágenes ilógicas. Como sabemos, el mundo de la infancia escapa de las leyes matemáticas y científicas. Frente al saber racional -positivista-, los niños, ángeles c…

La mentalidad en el siglo XV

Hoy en en Historia de España Podcast analizamos la mentalidad predominante en el siglo XV. Dios continuó siendo el creador y sustentador del Universo. El alma era todavía la partícula divina que sobrevivía después de la muerte. Durante la alta Edad Media el estudio del hombre había consistido en el estudio de su alma.

Ahora bien, los primeros humanistas, sin perder su fe en Dios y en el alma, comprendían que el cuerpo humano merecía una mayor atención de la que le habían reconocido los doctores escolásticos de los siglos precedentes.

La palabra de una mujer mitannia

Imagen
Las mujeres mitannias fueron las mejores compañeras de sus hombres, los guerreros del país de leyendas, Naharina. Sus rostros aparecen en las cartas, la política, la diplomacia, las leyes, la religión e incluso la guerra. Una sacerdotisa de la ciudad de Kurruhanni, hija de un rey, escribiría una curiosa y terminante carta al juez de su localidad. Su tono desvela el fuerte carácter de esta mujer:“Al juez digo;Habla como siguela entusiasta-sacerdotisa del dios Tilla,la hija del rey.De mis sacerdotes, Sahini,Tehessenni ySawata, el trasladono se harásin mi consentimiento.Algún día,una vez que mi gente esté dispuestayo la enviaré.Entonces podrá proponerse su traslado.Pues dicha genteestá para mi servicio”

“Cactus” de Sahar Khalifeh

Imagen
He vuelto a releer esta novela de 1975 y hoy la he visto con una mirada diferente. Cactus es la novela más emblemática de la literatura palestina contemporánea. A través de los ojos de un joven palestino, Usama al-Karami, un joven que vuelve a casa después de una estancia en el extranjero, la novela nos enseña la vida cotidiana de los árabes en los territorios ocupados a finales de los años setenta del siglo XX. En ella vemos la complejidad de la sociedad palestina y los problemas en los que se encuentran sus compatriotas en un contexto de opresión y violencia. Cactus nos ayuda a entender esta sociedad.Su autora, Shahar Khalifeh nació en Nablús, en el interior de una familia de clase media. A los 18 años fue obligada a casarse en un matrimonio de conveniencia. Esta situación la aguantó durante trece años. Emigró a Estados Unidos, y posteriormente volvió de nuevo a Nablús donde dirigió el Centro de Estudios de la Mujer.

Bogomilismo

Imagen
Fue una doctrina religiosa creada a mediados del siglo X en Bulgaria por el pope Bogomil. Los bogomilos eran dualistas y rechazaban a la Iglesia oficial con sus ritos y símbolos, basándose en argumentos de carácter racionalista. Invocando los principios evangélicos, atacaban a los ricos, predicaban la pobreza, se declaraban contra las guerras y la violencia.El bogomilismo reclutaba a sus seguidores sobre todo, entre los campesinos y las capas pobres de las ciudades. Durante el período de dominación bizantina (1018-1185) cambiaron en cierto grado sus ideas y apoyaron al Estado búlgaro y emprendieron la lucha contra la dominación extranjera.El bogomilismo se propagó fuera de las fronteras de Bulgaria: en los siglos XI-XIV sus adeptos predicaron en otros países balcánicos con los nombres de fundaguiaguitas (en Bizancio), babunes (en Serbia) y paternos (en Bosnia).

Maimónides

Imagen
Maimonides nació en Córdoba en 1135. Obligado a abandonar España por la intolerante actitud de los almohadas, se refugió en Fez (Marruecos) y luego viajó a Palestina, para acabar en El Cairo. Fue comerciante de piedras preciosas, pero en El Cairo también se dedicó a la enseñanza y a la medicina. El visir del sultán Saladino lo nombró médico de la corte y de este modo ya no tuvo la necesidad de ganarse la vida como comerciante, pudiendo dedicarse exclusivamente a sus estudios.Maimonides escribió sobre medicina y sobre teología, pero su obra más conocida fue la Guía de perplejos que provocan los aparentes conflictos entre la razón y la fe. Maimonides escribe su Guía de perplejos para mostrar cómo la filosofía y la Biblia son en realidad conciliables. Para él, se puede demostrar que Dios existe y también se puede llegar a comprender que es uno e incorpóreo. Las cosas existentes son contingentes, no poseen en sí mismas la razón de su propia existencia y, por consiguiente, reclaman un Ser …